Diario Zombi

- El nuevo diario zombi -

jueves, 28 de abril de 2011

Capítulo 25 - Descifrando internet (Miguel)

Día 44 (madrugada): Hola Alberto, siento de verdad lo que ha pasado con la niña, ha tenido que ser muy duro. Si matar a un zombi es algo horrible, no me puedo hacer a la idea de cómo ha de ser acabar con la vida de una pequeña que aún no se ha transformado, de todas maneras, creo que has hecho lo correcto. Yo no sé si habría tenido valor de hacer algo así. 

Entiendo que sospeches de mí, en pocos días te he dado muchos datos. Lo único que te puedo decir, es que antes de que sucediera todo esto, era, digámoslo así, un informático algo fisgón y gracias a eso, he podido localizar la información que puedo seguir ampliándote. Obviamente la búsqueda no fue tan fácil como poner en google "wikileaks zombis". La gente como yo tenemos una serie de herramientas informáticas para que de una simple pista, podamos tirar del hilo. 

Como en esta locura de mundo no sé si mañana estaré vivo o muerto, no me importa explicarte un poco lo que hice. Google, al igual que cualquier otro buscador, no muestra el 100% del contenido que hay en internet, cuando buscas algo, hace un barrido de aproximadamente el 10% del contenido de internet, y no porque google no sea una herramienta potente, sino porque si alguien no quiere que lo encuentres, te aseguro que no aparece en el buscador, si fuera tan sencillo, no existiría (o existió) un departamento informático en las fuerzas de seguridad del estado.

Internet es como un gran océano del que se desconoce la mayoría de su contenido, pero yo puedo encontrar pistas y a partir de ahí, sé encontrar la información. Casi siempre, la información viene encriptada (o cifrada, como dirían los puristas) con sistemas muy potentes como el PGP, y a veces viene en lenguajes tan poco intuitivos como el ruso y el chino, y a mí sinceramente, justo me viene el inglés, así que una vez descifrada la información, luego toca traducirla. Además, no creas que la información viene perfectamente ordenada y de vez y que se puede descifrar toda en su totalidad, lo normal es que aparezca todo bastante enmarañado.

En fin, te he contado todo este rollo para que confíes en mí. Yo no he sospechado que el mundo se acababa hasta hace poco más de un mes y por cierto, me has dejado preocupado con lo que me has contado de que si compartimos según que información podemos acabar mal. No sé, es algo contradictorio, yo descubro que esto se ha ido de las manos, por lo que supongo que muchos de los que estaban detrás del experimento también han sufrido las consecuencias, y tú me dices que hay una mano negra detrás a día de hoy. La verdad, no lo entiendo, y tampoco entiendo cómo has podido hacer un viaje tan largo de ida y vuelta...

Por otro lado, apenas he conseguido sacar más información, la electricidad está haciendo que ralentice mucho mi investigación, el proceso de descifrado es muy costoso, hay información codificada de tal manera que si yo intentase probar todas las posibles combinaciones (por fuerza bruta), ni en una vida lo conseguiría (acaso que tuviese un ordenador cuántico), por lo que hasta que no saque algo más en claro, prefiero no ampliarte la información. Supongo que voy a tener que irme de aquí, necesito electricidad y sobre todo, necesito saber qué está pasando. 

Respecto a los mensajes del contestador hay algo esperanzador. La madre de mi novia que vive a las afueras, llamó el mismo día que se produjo la explosión, aunque nadie atendió la llamada. Te voy a transcribir los mensajes que ha ido dejando hasta que me quede sin batería:

Día 1 (19.00 h)
- Sofía, cariño, ¿dónde estás? No te localizo, sabes que odio hablar con estos cacharros... Estoy preocupada por ti, ha habido una fuerte explosión en una fábrica de las afueras de la ciudad. Por favor, en cuanto oigas este mensaje llámame. -

Día 2 (8.00 h)
- Coge el teléfono, por favor. En tu móvil me sale que estás con el teléfono apagado o fuera de cobertura. -

Día 2 (15.00 h)
- Hola cariño, tengo la esperanza de que escuches mis mensajes, así que mientras pueda te los iré dejando. Me han llamado tus tíos, dicen que está la ciudad patas arriba y me han pedido venirse aquí. Por lo visto lo de la explosión ha sido algo muy gordo. Esperemos que no sea como el desastre nuclear de Japón... En un rato llegarán a casa. -

Día 2 (18.00 h)
- Hola de nuevo, te llamo desde el hospital. Un loco que iba por la calle... ¡Ha mordido a tu tío Fran! La herida es bastante profunda y no tiene buena pinta. Al rato de ingresar tu tío, tu tía y yo, hemos visto que trasladaban a un agente herido en el cuello y al mismo psicópata (por lo que me ha contado tu tía) que le atacó, lleno de sangre y atado en una camilla. Esto es una pesadilla, el psicópata parece completamente ido, tiene los ojos en blanco, está pálido y su sangre no es roja, es negra. Parece más muerto que vivo. Todo esto es muy extraño... Te tengo que dejar -

Me estoy quedando sin batería, en cuanto pueda sigo. No desconfíes de mí y sobre todo, no pierdas la esperanza de encontrar a tu chica con vida, te puedo adelantar que... (sin batería)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguir por correo electrónico:

Páginas vistas en total: