Diario Zombi

- El nuevo diario zombi -

martes, 31 de mayo de 2011

Capítulo 34 - Un nuevo refugio (Miguel)

Día 77 (noche): Hola Alberto, estaba preocupado por tu tardanza en contestar. Yo ahora estoy por Zaragoza nuevamente a la espera de que me digas un punto de reunión. No te digo cómo lo he logrado por no extenderme, pero he conseguido colarme en una casa del barrio de *Montecanal. Menuda casa por cierto, está en una urbanización cercada. Tiene de todo, comida, electricidad, agua, un buen jardín para Gara... es perfecta, pero aunque no se ven muchos zombis, poco a poco van apareciendo más por lo que no podré aguantar mucho aquí o se convertirá en una prisión.

Me pone los pelos de punta pensar en cómo van a evolucionar estos seres. En las películas de zombis que veía, eso no pasaba, joder... casi me quedo con los zombis del cine. Si es así como evolucionan, que espero estés equivocado, no tendremos apenas sitios donde escondernos. De todas maneras, si desarrollan ese instinto y se hacen tan fuertes en los cambios de fase, espero que vivan muy poco, vamos, que estén lejos de la inmorftalidad, sino la raza humana se extinguirá para siempre. Por cierto, yo me he seguido encontrando con zombis de fase 1, por lo que creo que no todos evolucionan y que el virus muta de diferente manera en cada persona.

Dime pronto dónde he de acudir y cuídate.

*Barrio adinerado de Zaragoza.

domingo, 29 de mayo de 2011

Capítulo 33 - Como lobos (Alberto)

Día 76: Hola Miguel, lo siento pero me fue imposible conectarme y además me he tenido que mover de mi posición... lo que te quería decir. Los zombis con el paso del tiempo actúan como los lobos en manadas. Se hacen mucho más inteligentes e instintivos y aunque de momento no es así, más adelante podrán comunicarse entre ellos con una comunicación más fluida. Ahora lo hacen con gruñidos, pero ojo, no te equivoques, su instinto depredador hoy por hoy está cinco veces más desarrollado que el de cualquiera de nosotros. Quiero decir, que dentro de un mes o dos como mucho, cuando ya puedan comunicarse mejor, su forma de inteligencia instintiva será de hasta diez veces la nuestra, desarrollando un talento cruel e innato para la caza del hombre, y de alguna manera, sabiendo organizarse para apresarnos. Sin duda van a ser un terrible depredador.

Cada vez será más difícil poder acabar con ellos y estoy seguro que lo que te sucedió a ti hace unas semanas, el ataque que tuviste y del que pudiste salir adelante, estaba preparado por ellos. No sé si en otra ocasión tendrás la misma suerte. Así que si te vuelve a pasar... corre todo lo que puedas.

Ahora tengo que investigar y mañana volveré a la fábrica (ahora está lloviendo y de qué forma) para, si a parte de todo lo comentado ya, puedo enterarme de algo más. Si no me equivoco, a la vez que evolucionan, su capacidad de vida es inferior, pero no sé si mucho. Sería bueno que murieran pronto. Lo que sí te puedo decir es que no son inmortales, aunque por lo visto consumir tejido vivo les puede prolongar su vida tanto tiempo como tengan alimento, de ahí que desarrollen ese brutal instinto.

También el leer estos documentos ponía algo de la cuarta fase. No quiero ni pensar en que si se refiere a ellos, en qué se pueden convertir. En cuanto sepa algo más te lo haré saber. ¡¡¡Ten cuidado!!!

jueves, 26 de mayo de 2011

Capítulo 32 - El dueño de Gara (Miguel)

Día 73 (tarde): Hola de nuevo amigo, como siempre, un placer leerte. Centrándome un poco en el tema que nos atañe, te diré que sí, me puedo desviar por Zaragoza, tendré que echar un poco para atrás, pero si es tan importante, creo que es mi obligación ir, además, aunque me muero de ganas por encontrarme con mi novia, como te dije, va a ser buscar una aguja en un pajar y la certeza que tengo de que siga con vida, no deja de ser la propia esperanza en sí. Dime hacia dónde debo acudir, e intentaré ir.

Te preguntarás cómo si he abandonado el hostal, sigo pudiendo escribir, pues gracias a mi nueva compañera, Gara. Antes de irme, estaba haciendo una última inspección para encontrar alimentos y útiles cuando, estando en la cocina, escuché a Gara ladrar y me dirigí corriendo hacia dónde estaba ella. En una de las habitaciones que no había inspeccionado, entre otras cosas porque estaba cerrada y no tenía ganas de encontrarme con alguna sorpresa, Gara rascaba la puerta como loca y por inercia, decidí echarla abajo. Te digo una cosa, las puertas en las películas deben de ser de cartulina, porque no veas lo complicado que fue, a patadas, echarla abajo... pero lo logré. 

Al abrir la puerta, un olor nauseabundo me azotó con fuerza, dentro tirado en el suelo, había un cadáver en estado de putrefacción, Gara al entrar, se acercó a él y se puso a llorar. Supongo que era su antiguo dueño. Tenía pinta  de haberse suicidado y consigo, por lo visto, no quiso llevarse a la perrita. Creo que ella intuyó que nos íbamos y quiso darle su último adiós. Junto a él había un portátil de los tipo netbook y una tablet, una tarjeta 3G por USB y un cargador para coche. Me fue imposible encender el netbook pues presentaba la pantalla rota, pero por si acaso, me lo he llevado y cuando tenga tiempo inspeccionaré el disco duro. La tablet va a la perfección. La cuestión es que ahora, siempre que vaya en el coche podré cargar el portátil, y con ésta, ya tengo dos tarjetas 3G de distinta compañía, lo que me hace tener más zonas de cobertura, así que, sumado a las propias redes locales de donde vaya, tanto de cable como inalámbricas, voy a tener muchas posibilidades de estar conectado.

En fin Alberto, espero noticias tuyas pronto.

Capítulo 31 - El gato y yo (Alberto)

Día 73 (madrugada): Hola Miguel y a quien pueda leerme. Yo también me alegro de que estés bien. En primer lugar, cuida a la perra. Tienes suerte de tener a alguien a tu lado, te hará mucha compañía y así no te volverás tan loco como otros. En segundo lugar, me parece bien que vayas tu a buscar a tu novia si estás cerca. Ojalá la encuentres y estéis bien.

Por donde estás, creo que podrías desviarte un poco y pasar por Zaragoza que es donde yo me encuentro ahora mismo (sí, me he vuelto a desplazar). Necesito ayuda para salir de aquí. Lo primero de todo decirte que no sé cuánta gente más habrá con vida, pero deberíamos de avisar a todo el mundo que de algún modo pueda tener contacto con nosotros. Se está poniendo muy fea la situación y debemos de estar preparados para, lo que yo llamaría  "El día 0", pues se acerca a gran velocidad.

Te comento Miguel, y ojalá alguien más pueda leer esto, y tú o yo nos encontremos con alguien más, vivo, porque es muy importante que me prestes atención a lo siguiente. Esto te dará alguna respuesta sobre lo que te ocurrió el otro día con el ataque de esos dos zombis de fase 2.

Como ya sabes, trabajaba en el ejército y una vez me tocó hacer una gran tontería, o eso pensaba. Tenía que llevar a Bruselas una documentación altamente peligrosa. Pues bien, de camino allí (hará 6 meses) nos atacaron. Gente a punta de pistolas nos obligaron a darles los maletines donde se encontraba dicha información. Nosotros en ese momento no pudimos hacer nada y se los llevaron. Cuando avisamos a nuestro General, nos obligaron en código rojo a perseguir a los hombres que nos habían robado, ya que no solo la nación, sino el mundo entero, podría sufrir dichas consecuencias. No sólo bastaba con hacer ese trabajo, una vez encontrados tendríamos que saber si habían abierto dicha información y de ser así, si la habían compartido con alguien. Una vez supiéramos eso, deberíamos matar a todas las personas que pudieran y repito pudieran (aunque no estuviéramos seguros) saber algo de lo que ponía en esos documentos, dando igual si fueran hombres, mujeres o niños. 

Por supuesto esta clase de noticias no se podían saber y así fue, nadie supo lo que había pasado. Bien, no voy a entrar en detalles, pero logramos recuperar dichos maletines intactos y sin abrir (menos mal) pero no te voy a contar lo que tuvimos que hacer, esa masacre no la olvidaré en la vida...

Uno de los maletines, concretamente el F-04 estaba un poco abierto. Ya sabes que la curiosidad mató al gato... Pues después de lo que tuvimos que hacer y cuando nuestro Sargento descansaba, mi compañero Eduardo y yo, o como le llamábamos, "el gato", decidimos sacar algún documento para saber qué contenía. Que se sepa ahora, no hará que nadie me mate... Lo pasamos tan mal que teníamos que saber el motivo por el cual habíamos tenido que asesinar a sangre fría (ya que ellos se entregaban) a tanta gente. 

Bueno, pues bien. Nos quedamos sorprendidos pero a la vez no entendíamos lo que ponía. Era como que estaban preparando un ataque con personas no humanas (lo que ahora sabemos que son zombis) pero no ponía nada de cómo la gente se convertía en esos seres. Por eso quería entrar en las instalaciones, porque necesitaba saber más. Después de leer los pocos documentos, los cuales no eran muy precisos, y sabiendo nuestros altos mandos que nosotros dos éramos los que custodiábamos el maletín, nos persiguieron, querían matarnos. Sin explicaciones y sin saber si habíamos leído algo o no. A la semana "el gato" fue encontrado muerto. Alguien lo torturó y lo mató. Después yo seguí escondido y pasó todo esto...

Como te he dicho, te necesito, tengo que darte una cosa, porque estos días he vuelto a las instalaciones y, no sin peligro... pero he podido (de hecho tengo los documentos conmigo) encontrar uno de los maletines, concretamente el F-03. Si puedes venir dímelo y si yo no puedo estar cuando tú pases, podria acercarme mañana y dejarte los documentos preparados para que cuando llegues al sitio indicado puedas recogerlo y leerlo con tus propios ojos. Igual debería decirlo por aquí por si alguien más nos lee. Si no puedes venir te diré lo que les sucede a esos muertos vivientes cuando avanzan los días y, prepárate si te creías que eran peligrosos, porque esto acaba de empezar. Respóndeme rápido.

martes, 24 de mayo de 2011

Capítulo 30 - Gara (Miguel)

Día 71 (tarde): Vaya susto me di anoche. Después de escribir, cuando me dirigía a acabar de inspeccionar el hostal, descubrí el bar y no pude evitar la tentación de hacer como si no pasase nada. Hacía mucho tiempo que no me daba el gustazo de tomarme un Gin tonic, normalmente no suelo beber, reconozco que soy goloso y la comida y bebida me tiene que entrar por el paladar y afortunadamente, en el caso del alcohol, no me entra, pero en alguna ocasión especial me ha gustado tomarme un buen Gin tonic, y creo que ésta, sin ser especial, sí se merece el darme un buen lingotazo y olvidar. La cosa es que después de tomarme uno me preparé otro, y después de ese otro cayó el siguiente y claro, yo no tengo hábito así que no fui consciente de que desde el interior del hostal se dirigía algo hacia mí.

Cuando me quise dar cuenta ya fue tarde, algo frío y húmedo me alcanzó la pierna, no noté dolor alguno, más bien un cosquilleo. Dicen que cuando recibes un golpe muy fuerte, en este caso un mordisco, no sientes nada... He de reconocer que con el susto, el efecto del alcohol se me pasó de golpe pues fui consciente de que se había acabado todo, pero aún así, decidí hacer frente a mi enemigo. 

Me giré como pude, temblando como un flan, notaba como un líquido frío recorría mi pierna descubierta por unos pantalones cortos obligados por el calor que hacía. Al darme la vuelta no vi nada hasta que bajé la vista y me di la mejor sorpresa que he tenido desde que empezó todo esto, ¡qué coño! Creo ha sido la mejor sorpresa de mi vida. 

Cuando bajé la vista, una perrita mediana y negra de raza Schnauzer estaba dándome lametones y meneando el rabo. Creo que para los dos ha sido la mejor sorpresa de nuestra vida. No pude contener las lágrimas de emoción y ella a su manera, tampoco supo contener la alegría. Pobrecita, qué mal lo habrá pasado al verse sola. He decidio llamarla Gara (de Garajonai), en honor a una perrita que tuve que era muy parecida a ella. Ahora mismo es mi mejor amiga. Estando con ella me siento acompañado y tranquilo, esta raza tiene mucha predisposición a la guardia y sé que cualquier cosa rara la escuchará y me avisará.

Esta noche pasada inspecioné todo el hostal con Gara sin encontrar nada, me metí en una de las habitaciones y descansé de tirón mientras Gara dormía a mis pies. Por la mañana he estado trazando la ruta para llegar al valle, creo que tengo más o menos decidido el camino, desde donde estoy hay unos 200 km y no tengo que atravesar Zaragoza. Mañana emprenderé el viaje con mi nueva amiga.

lunes, 23 de mayo de 2011

Capítulo 29 - Una salida precipitada (Miguel)

Día 70 (mañana): ¡Cuántos días sin escribir! Alberto, me alegra mucho abrir el blog y ver que estás ahí. Entiendo que no hayas escrito y lo que has hecho estos días, es normal, ¡necesitamos sentirnos personas! Agradezco tu interés en ir a buscar a mi chica, pero es como buscar una aguja en un pajar y creo que debo ser yo quien vaya. Te voy a contar un poco lo que me ha pasado estas dos últimas semanas.

Al final, como dije, he tenido que irme del pueblo. No he escrito antes porque de veras, es imposible cargar de electricidad el portátil. Ayer, cuando estaba recogiendo las cosas para irme, me encontraba dejando las cosas en el maletero cuando de repente escuché un fuerte grito. De nuevo, como hacía muchos días que no me pasaba, un escalofrío recorrió mi cuerpo y me quedé paralizado unos instantes, cuando vi como una de esas cosas me había visto a lo lejos y se dirigía hacia mí corriendo... ¡Habían llegado! 

Bueno, igual era alguien del pueblo transformado. La cuestión es que me lo estaba imaginando pero no me lo quería creer, después de escuchar los mensajes en el contestador y de ver que todo estaba tranquilo por aquí, no quería aceptarlo, necesitaba pensar que eso no me afectaba, pero claro, tampoco habían habitantes ni animales y eso también daba que pensar, igual se estaban transformando... por cierto ¿hay perros o vacas zombi? Casi prefiero no saberlo. La noche de antes de irme, mientras ordenaba mis cosas, me pareció escuchar como un grito, pero supongo que mi instinto de supervivencia anulado por la esperanza de hallar un sitio con paz, no quiso aceptar ese grito como tal y quise pensar que me lo había imaginado. Afortunadamente ya tenía clara la decisión de que me iba a ir, porque la verdad, no sé si ahora mismo estaría vivo. Si uno de ellos ya sabía de mi ubicación, pronto serían más y cuando me quisiera dar cuenta, estaría rodeado.

Como te he dicho, uno de ellos se dirigía corriendo hacia mí, ¡tenía que ser uno de fase 2! Pues no se desplazaba de manera torpe, todo lo contrario, corría y mucho. Acabé de meter las cosas como pude en el maletero, lo cerré de golpe y arranqué mi coche. Lo tenía aparcado en dirección hacia mi depredador, lo cual hizo que no me diese cuenta de lo que se me echaba encima. No había aún pisado el acelerador cuando otro de ellos se chocó violentamente contra mi maletero, miré por el retrovisor asustado, y vi esos ojos blancos y sin vida, mirándome de manera violenta. El miedo se apoderaba de mí por momentos, traté de acelerar pero sólo logré que se me calase el coche. Me temblaban las piernas. El otro zombi, el que tenía delante, iba ganando terreno, si no reaccionaba pronto, en menos de un minuto tendría a los dos agolpando mi coche. Como pude, volví a arrancar mi León, metí la marcha atrás en un impulso instintivo, pues si iba hacia delante me chocaría contra el primero y destrozaría el coche. Completamente a ciegas, di marcha atrás hasta llegar a una bocacalle, giré, aceleré a todo gas, haciendo que el zombi que agolpaba mi luna trasera cayese y conseguí alejarme del otro. Esos demonios me estuvieron persiguiendo hasta que salí del pueblo, por el que, poco a poco, empezaban a asomar más y más zombis. ¿Por qué en ese momento y no antes?

Ahora mismo estoy en un hostal en mitad de la carretera de Castellón estudiando por dónde ir para llegar al valle de Ordesa con el menor riesgo posible. Aparentemente no hay nadie aquí, supongo que cuando se enteraron de la infección huyeron todos. Lo primero que he hecho tras una breve inspección, ha sido conectar el portátil y volver a dar signos de vida, pues necesitaba ver si tú habías escrito también, pero te he de dejar ya pues tengo que asegurar la zona.

Escribe pronto. No te imaginas la alegría que me ha dado volver a leerte. Me parece que tal y como van las cosas, con problemas de electricidad e internet, será más difícil escribir de continuo.

domingo, 15 de mayo de 2011

Capítulo 28 - Noa (Alberto)

Día 62 (madrugada): Hola Miguel, lo primero me alegro mucho de que tu novia esté con vida y de que sepamos que más gente lo esté también. He estado mucho tiempo sin poder decir nada, lo sé. Perdí el portátil y tuve un pequeño accidente (parece que los coches y yo no nos llevamos bien) en fin, he vuelto a mi ciudad. Al saber lo de tu novia, Sofía, he querido buscar a la mía con más ganas, aunque sé que es casi imposible encontrarla, sigo teniendo la esperanza de hacerlo, gracias a que en su casa faltaba ropa y objetos que seguro ella se llevó consigo, guardo la esperanza.

No he matado últimamente a nadie... ¡¡¡Es una novedad!!! Ahora necesito unos días tranquilos y que pase el tiempo. Cuando me recupere volveré a intentar saber qué es lo que está pasando. Por cierto, si he leído o entendido bien, creo que Sofía tiene con ella a una mujer embarazada infectada... No quiero ni pensar qué saldrá de ella si da a luz.

Mis días los he pasado saliendo a por comida, fumando y bebiendo para olvidar... Tengo que reaccionar, lo sé, y a partir de ahora lo haré. ¿Pero sabes la sensación de estar en casa, ponerte un par de películas (ninguna de zombis) y comer palomitas? Necesitaba eso. Olvidar lo que está pasando por un rato, por unas horas me ha venido genial. Ayer vi "El diario de Noa", sin duda una de mis películas favoritas, ¡cómo la disfruté! y, aunque sé que no llegaré a viejo como en la peli, ha sido un placer volver a ver cine.

Me alegro que al final, como pensaba, seamos paisanos, casualmente ahora mismo estoy cerca de *Huesca, si necesitas que vaya a buscar a tu novia cuenta conmigo. Te pido disculpas por pensar mal de ti, como te dije, estaba estresado y necesitaba unos días para olvidar y volverme a sentir persona.

Seguiré escribiendo más días, espero que todo esté bien y tener noticias tuyas pronto. Sobre lo del hombre que quería escribir, la verdad no sé nada ahora mismo. Intentaré saber de él y te comentaré.
Ciao.

*El valle de Ordesa se encuentra en la provincia de Huesca (Aragón).

miércoles, 11 de mayo de 2011

Capítulo 27 - Los últimos mensajes (Miguel)

Continúo...

- ...por lo visto la situación en la Expo es un caos. Se ve que la gente no confía en sí misma y si no se aplica la ley del más fuerte es porque los soldados lo impiden y se imponen. De vez en cuando se escuchan tiros pues cada vez más infectados se van acercando a las inmediaciones. Supongo que el ruido de tanta gente les está llamando la atención. Algunos están completamente en contra de las ejecuciones de infectados, pues piensan que se encontrará una vacuna que hará que todo vuelva a la normalidad. Los padres de María no se posicionan, tienen miedo y quieren que esto acabe ya. Tal y como está la situación, hemos decidido quedarnos unos días más. Por favor Miguel, si me has conseguido escuchar no hagas locuras, yo creo que en casa estarás bien, aunque me encantaría que vinieses... no creo que ir a las instalaciones de la Expo sea prudente. He intentado enviarte un email desde el móvil, pero la conexión 3G falla... bueno, realmente me da buena cobertura pero no puedo navegar con normalidad. Te tengo que dejar amor, me he tenido que alejar del albergue para poder hacer esta llamada.  Allí, como sabes, el teléfono va un poco cuando quiere y me da cosa alejarme tanto. En cuanto pueda te volveré a llamar. -

Día 7 (Sofía - 09.00 h)
- Hola de nuevo amor, me siento ridícula hablando con un contestador, pero en fin, espero que me estés escuchando. Hoy ha pasado algo extraño, al albergue ha venido una mujer embarazada de, yo diría de casi 9 meses, con una mordedura en el cuello, llena de sangre, con el rostro pálido, temblando e implorando ayuda. Nos hemos quedado de piedra. Somos conscientes de la situación y de lo que ocurre cuando somos mordidos por infectados, pero los propietarios se han apiadado al verla embarazada y han decidido alojarla en una habitación y cuidar de ella. La mujer les ha contado que venían de Huesca, ella y su marido, y por la carretera se han encontrado un coche accidentado. El marido ha parado para ver si podía ayudar, pero cuando se ha acercado al herido, éste le ha atacado, ella ha corrido a socorrer a su marido pero ya era tarde y también ha sido atacada. Como ha podido, se ha librado del atacante y ha huído en el coche... pobrecilla. Pese a la lástima que sentimos, estamos todas asustadas esperando el momento en que se convierta en un monstruo, sólo nos sirve de consuelo que al estar embarazada no podrá hacer grandes movimientos, y por cierto, ¿qué será del bebé? Prefiero no pensarlo. Voy a volver y ya te contaré. Necesitaba decirte que el valle de Ordesa ya no es un sitio seguro. -

Día 8 (Sofía - 10.30 h)
- Ha pasado, a las pocas horas de llamarte por última vez, la mujer dejó de respirar y apereció muerta para al cabo de un largo rato, volverse a levantar. No puedo creer lo que ha pasado, es una zombi... lo que ha pasado esta noche... no tengo estómago ahora mismo para contártelo... No sé qué pasa que empieza a fallarme la cobertura del móvil, llevo un buen rato tratando de llamar. Hemos decidido irnos a otro sitio. En cuanto pueda volveré a llamarte, si no es así, espero verte pronto amor. Te quiero. -

Estos son todos los mensajes que había en el contestador. He decidido irme de aquí e ir a buscarla. No sé con qué peligros me encontraré en el camino. Estoy harto de no saber nada más, de los microcortes de luz que me impiden trabajar y de la comida en conserva. Necesito pasar por un supermercado y variar mi menú. Alberto, no sé qué pasa que hace mucho tiempo que no escribes, en cuanto puedas, aunque sea, escribe una frase y dime que sigues vivo y por cierto, ¿qué ha sido de ese otro superviviente que iba a escribir? Aún no hemos recibido ningún correo de nadie que nos pueda contar su historia. Si alguien más nos lee, que nos escriba a diariozombi@gmail.com 

Nos vemos.

viernes, 6 de mayo de 2011

Capítulo 26 - El contestador (Miguel)

Día 52 (madrugada): ¡Por fin puedo seguir escribiendo! Entre los cortes de luz y las caídas de internet... en fin, quiero pensar que por eso tú tampoco has escrito. Lo que te iba contando de no perder la esperanza de encontrar a tu chica, es que hay puntos seguros, campos con refugiados. Joder, nunca he sido muy sociable, pero la verdad es que me alegro de saber que quedan otros seres vivos. Pero bueno, antes de seguir adelantando acontecimientos voy a seguir transcribiendo los mensajes del contestador, creo que son muy interesantes.

Día 3 (01.15 h)
- El tío Fran ha muerto. Tu tía está completamente destrozada, y yo... El psicópata ese de mierda, ha mordido a un médico y a una enfermera que trataban de calmarle, los policías que rondaban por allí han tenido que reducirle de un tiro en la cabeza, esto es una pesadilla. -

Día 3 (03.10 h)
- Tu tío está vivo, sí sí, esto es increíble. Ha despertado pero aún no tiene conciencia, parece que le cuesta hablar. -

Día 3 (04.45 h)
- Esto es una pesadilla, el policía con la herida del cuello, el médico y la enfermera atacados por el psicópata, tras supuestamente morir, también han revivido, pero ni tu tío ni ellos reaccionan como personas normales, están muy agresivos y han atacado a más gente en el hospital. Fran no reconocía a tu tía y de no ser por un policía, ahora ella también... Han tenido que reducirles a tiros, parece que cuando te muerden te contagian una especie de rabia o algo así que te vuelve loco. Las autoridades han decretado la cuarentena en el hospital, pero hay gente que, debido al caos, ha conseguido escapar a las medidas de seguridad, yo misma he podido esconder el móvil pues nos han prohibido la comunicación con el exterior... esto es muy raro. Voy a tratar de descansar un poco y a consolar a tu tía. -

Día 3 (09.00 h)
- Hola de nuevo cariño, he conseguido descansar algo, pero esto es una locura, hay gente yendo y viniendo continuamente de un lado a otro. Han venido unos hombres vestidos como en las pelis de epidemias, con unos trajes amarillos y una máscara puesta. No sé que está pasando, no nos cuentan nada ni nos dan de desayunar. Voy a tratar de hablar con un agente. -

Día 3 (15.00 h)
- A eso de las 2 de la tarde, nos han confinado a todo el hospital en la sala de espera de maternindad. Hace un calor asfixiante con tanta gente. Un tipo trajeado con pinta de político, nos ha dicho que la situación está bajo control pero que no es conveniente andar por la ciudad, que hay un virus de origen desconocido que se está propagando entre la población y tienen que poner la ciudad en cuarentena. Alguien ha preguntado si sólo estaba pasando aquí, pero el tipo trajeado no ha querido contestar, aunque por la cara que ha puesto, me parece que la cosa no está controlada y hay más ciudades infectadas... -

A estas alturas, quiero hacer un pequeño inciso, creo que no merece la pena ocultar nuestra ciudad pues es preciso que la gente sepa dónde están los distintos puntos de control, al menos para que alberguen la esperanza de encontrarse con sus seres queridos. El hospital, del cual omití el nombre, es el Miguel Servet de Zaragoza, y una vez dicho esto, continúo la transcripción.

-  ...Nos han dado la opción de ir a las instalaciones de la Expo donde hay comida de sobra y los militares vigilarán que no entre ningún infectado. Tu tía y yo no sabemos qué hacer, en casa creo que estaríamos bien, hay comida de sobra y no creo que haya infectados allí, pero por otro lado si nos encontramos con alguno... Dios mío, prefiero no pensar. -

Día 3 (19.00 h)
- Al final hemos decidido ir a las instalaciones. Parece mentira que esto fuera la Expo, es una mezcla siniestra de fantasía y cuartel militar. Donde antes estaban las instalaciones de Japón, hay un comedor, en Korea, camas, en la India, un comedor, la torre del agua, es una especie de centro de operaciones, y así todo. La situación parece muy peligrosa y después de lo que le ha pasado a tu tío, tenemos miedo de que nos pase a nosotras. No me queda mucha batería en el móvil y no creo que pueda hablar siempre que quiera. Aquí hay mucha gente preguntando si alguien tenemos móvil para contactar con sus familiares. Algo me dice que el teléfono se va a convertir en un bien muy preciado, y en todo caso, hasta que no encuentre un cargador tengo que racionalizar las llamadas, aún tengo familia con la que contactar y contarles la situación. Por favor cariño, si consigues escucharme, envíame un mensaje aunque sea. Cuídate. Te echo de menos. -

 Día 4 (Sofía - 15.00 h)
- Miguel, cariño, soy Sofía. He hablado con mi madre, sigo en el Pirineo y cuesta encontrar sitios con cobertura. No sabía del caos que está habiendo en Zaragoza, llevo cuatro días tratando de localizarte, te he llamado a casa y al móvil pero aparece continuamente apagado. Se me hace raro no hablar a diario contigo... Tengo la esperanza de que, en medio de este caos, te hayas venido a mi pequeño refugio y que hayas escuchado este mensaje. Como me imagino que recordarás, estoy con mis amigas en el Valle de Ordesa haciendo escalada... -

Inciso: Soy tonto, tanto preocuparme y no me acordaba que se había ido de escalada con sus amigas, en fin...

- ... Aquí la situación es normal, bueno, como siempre, no hay nadie salvo nosotras y los dueños del albergue. María también ha contactado con sus padres y por lo visto han acudido a un punto seguro que hay en la Expo... (sin batería)

Seguir por correo electrónico:

Páginas vistas en total: