Diario Zombi

- El nuevo diario zombi -

viernes, 6 de mayo de 2011

Capítulo 26 - El contestador (Miguel)

Día 52 (madrugada): ¡Por fin puedo seguir escribiendo! Entre los cortes de luz y las caídas de internet... en fin, quiero pensar que por eso tú tampoco has escrito. Lo que te iba contando de no perder la esperanza de encontrar a tu chica, es que hay puntos seguros, campos con refugiados. Joder, nunca he sido muy sociable, pero la verdad es que me alegro de saber que quedan otros seres vivos. Pero bueno, antes de seguir adelantando acontecimientos voy a seguir transcribiendo los mensajes del contestador, creo que son muy interesantes.

Día 3 (01.15 h)
- El tío Fran ha muerto. Tu tía está completamente destrozada, y yo... El psicópata ese de mierda, ha mordido a un médico y a una enfermera que trataban de calmarle, los policías que rondaban por allí han tenido que reducirle de un tiro en la cabeza, esto es una pesadilla. -

Día 3 (03.10 h)
- Tu tío está vivo, sí sí, esto es increíble. Ha despertado pero aún no tiene conciencia, parece que le cuesta hablar. -

Día 3 (04.45 h)
- Esto es una pesadilla, el policía con la herida del cuello, el médico y la enfermera atacados por el psicópata, tras supuestamente morir, también han revivido, pero ni tu tío ni ellos reaccionan como personas normales, están muy agresivos y han atacado a más gente en el hospital. Fran no reconocía a tu tía y de no ser por un policía, ahora ella también... Han tenido que reducirles a tiros, parece que cuando te muerden te contagian una especie de rabia o algo así que te vuelve loco. Las autoridades han decretado la cuarentena en el hospital, pero hay gente que, debido al caos, ha conseguido escapar a las medidas de seguridad, yo misma he podido esconder el móvil pues nos han prohibido la comunicación con el exterior... esto es muy raro. Voy a tratar de descansar un poco y a consolar a tu tía. -

Día 3 (09.00 h)
- Hola de nuevo cariño, he conseguido descansar algo, pero esto es una locura, hay gente yendo y viniendo continuamente de un lado a otro. Han venido unos hombres vestidos como en las pelis de epidemias, con unos trajes amarillos y una máscara puesta. No sé que está pasando, no nos cuentan nada ni nos dan de desayunar. Voy a tratar de hablar con un agente. -

Día 3 (15.00 h)
- A eso de las 2 de la tarde, nos han confinado a todo el hospital en la sala de espera de maternindad. Hace un calor asfixiante con tanta gente. Un tipo trajeado con pinta de político, nos ha dicho que la situación está bajo control pero que no es conveniente andar por la ciudad, que hay un virus de origen desconocido que se está propagando entre la población y tienen que poner la ciudad en cuarentena. Alguien ha preguntado si sólo estaba pasando aquí, pero el tipo trajeado no ha querido contestar, aunque por la cara que ha puesto, me parece que la cosa no está controlada y hay más ciudades infectadas... -

A estas alturas, quiero hacer un pequeño inciso, creo que no merece la pena ocultar nuestra ciudad pues es preciso que la gente sepa dónde están los distintos puntos de control, al menos para que alberguen la esperanza de encontrarse con sus seres queridos. El hospital, del cual omití el nombre, es el Miguel Servet de Zaragoza, y una vez dicho esto, continúo la transcripción.

-  ...Nos han dado la opción de ir a las instalaciones de la Expo donde hay comida de sobra y los militares vigilarán que no entre ningún infectado. Tu tía y yo no sabemos qué hacer, en casa creo que estaríamos bien, hay comida de sobra y no creo que haya infectados allí, pero por otro lado si nos encontramos con alguno... Dios mío, prefiero no pensar. -

Día 3 (19.00 h)
- Al final hemos decidido ir a las instalaciones. Parece mentira que esto fuera la Expo, es una mezcla siniestra de fantasía y cuartel militar. Donde antes estaban las instalaciones de Japón, hay un comedor, en Korea, camas, en la India, un comedor, la torre del agua, es una especie de centro de operaciones, y así todo. La situación parece muy peligrosa y después de lo que le ha pasado a tu tío, tenemos miedo de que nos pase a nosotras. No me queda mucha batería en el móvil y no creo que pueda hablar siempre que quiera. Aquí hay mucha gente preguntando si alguien tenemos móvil para contactar con sus familiares. Algo me dice que el teléfono se va a convertir en un bien muy preciado, y en todo caso, hasta que no encuentre un cargador tengo que racionalizar las llamadas, aún tengo familia con la que contactar y contarles la situación. Por favor cariño, si consigues escucharme, envíame un mensaje aunque sea. Cuídate. Te echo de menos. -

 Día 4 (Sofía - 15.00 h)
- Miguel, cariño, soy Sofía. He hablado con mi madre, sigo en el Pirineo y cuesta encontrar sitios con cobertura. No sabía del caos que está habiendo en Zaragoza, llevo cuatro días tratando de localizarte, te he llamado a casa y al móvil pero aparece continuamente apagado. Se me hace raro no hablar a diario contigo... Tengo la esperanza de que, en medio de este caos, te hayas venido a mi pequeño refugio y que hayas escuchado este mensaje. Como me imagino que recordarás, estoy con mis amigas en el Valle de Ordesa haciendo escalada... -

Inciso: Soy tonto, tanto preocuparme y no me acordaba que se había ido de escalada con sus amigas, en fin...

- ... Aquí la situación es normal, bueno, como siempre, no hay nadie salvo nosotras y los dueños del albergue. María también ha contactado con sus padres y por lo visto han acudido a un punto seguro que hay en la Expo... (sin batería)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguir por correo electrónico:

Páginas vistas en total: