Diario Zombi

- El nuevo diario zombi -

domingo, 29 de julio de 2012

Capítulo 44 - El Coronel Griffith (Miguel)

Día 168 - Noche: El Coronel Griffith no tenía el rostro apacible del Dr. Gordon, más bien todo lo contrario, era un tipo de unos 45 años, alto, fuerte, robusto, de tez morena con rasgos faciales muy marcados y una pequeña cicatriz en la ceja, de la cual no quería conocer su historia.

Se presentó ante mí mirándome de manera muy penetrante y desconfiada. Supongo que yo para él era un intruso en su casa.

Coronel Griffith: - Soy el Coronel Griffith y mi misión con esta visita es determinar si es usted una amenaza para este cuerpo... -
Yo: - Yo...-  
CG: - ¿Tiene usted formación militar? -
Yo: - Soy informático... -
CG: - Conteste sí o no. -

Me dijo de manera ruda.

Yo: -No.-
CG: - ¿Qué hacía usted en la ciudad? -
Yo: - Dirigirme al punto seguro que..." -
CG: - ¿Al punto seguro?, ¿varios meses después de que callera la ciudad usted pretendía alcanzar el punto seguro? -
Yo: - Me sentía solo y desesperado. Me quise aferrar a la idea de que podría encontrame con amigos y familiares. -

En ese momento relajó la mirada.

CG: - Entiendo, pero lo que usted pretendía era un suicidio. Quiero que me cuente todo, desde el principio. -

La verdad es que apenas había echado la vista atrás y cuando empecé a narrarle mi historia, las lágrimas empezaron a brotar de mis ojos, llevaba tanto sufrimiento acumulado y a la vez me había endurecido tanto el carácter, que no me había permitido derramar apenas lágrimas hasta ese momento. De alguna manera yo me compadecía de mí mismo. Gara, que había pasado la noche a mi lado, me miraba como si me comprendiese, ¡a saber cuál era su triste historia!

Aunque necesitaba sincerarme con alguien, quise guardar en secreto este blog, pensé que si se lo contaba, podría mandar soldados a eliminar el servidor y cualquier prueba de mi existencia. Llegados este punto, me considero un tanto paranoico.

Una vez me repuse le quise preguntar algo.

Yo: - Coronel (aún sollozando), ¿sabe usted por qué ha sucedido esto? -

Se quedó pensativo unos instantes.

CG: - Lo siento Miguel, ahora no puedo facilitarle esa información, de todas maneras no se preocupe, ya estamos trabajando en una solución y al menos siéntese aquí bienvenido y a salvo.-

Le di las gracias y me quedé pensativo un rato mientras acariciaba la cabeza de Gara. Están buscando una solución, dijo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguir por correo electrónico:

Páginas vistas en total: