Diario Zombi

- El nuevo diario zombi -

jueves, 28 de julio de 2011

Capítulo 37 - Mi primera cirugía (Miguel)

Día 137 (madrugada): Ya estamos en pleno verano, recuerdo los viajes con mis amigos a la playa, con mi chica y con la familia, casi siempre a la costa catalana, pero también nos dimos algún caprichillo como ir a las islas canarias y a la baleares, pero como bien citan en la peli "Blade Runner"; "Todos esos momentos, se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia. Es hora, de morir". Triste frase de un replicante que mostraba ser más humano que esta bazofia encolerizada que nos rodea y de los que apenas quedan rasgos de humanidad.

Quién me iba a decir que acabaría durmiendo en una fábrica abandonada tantos días, en compañía de un zombi y de mi fiel compañera, mi perra Gara. He observado que los zombis, al menos los de primer nivel, pasan bastante de los perros, eso me hace descansar más tranquilo, no me gustaría ver a Gara convertida en un perro zombi como los de Resident Evil:


Por suerte Gara, tiene un aspecto más apacible (me encantan esos ojos agudos que tiene jeje):


La fábrica y alrededores no es que sea el sitio más bonito para vivir, pero sin duda es un buen refugio, amplio, con escondrijos, sin malas compañías... bueno, salvo la de una. Éste estaba rondando por los alrededores, posiblemente en su anterior vida era el guarda de seguridad, pero me temo que si la epidemia no hubiese acabado con su empleo, lo habría hecho la crisis. Como iba diciendo, cuando llegué noté a Gara muy nerviosa, gruñía hacia una dirección, así que con una barra de hierro como arma y sigilo como precaución, me hizo encontrarme de espaldas a uno de ellos (por suerte, de fase 1). Le ataqué con la barra que portaba sobre la cabeza con todas mis fuerzas, pero cuando pensé que había acabado con él percibí ¿vida? en su interior, y como si de un secuestrador me trastase, lo até a una silla. Lo que a continuación hice creo que fue descargar mi ira y frustración contenida. ¿Sabéis una cosa? (por si alguien me lee), la línea que hay entre la cordura y la locura, la humanidad y la deshumanidad, etc. es más fina de lo que muchos se piensan y se puede atravesar con mucha facilidad, y luego volver sin consecuencias (o eso creo) a la cordura de siempre.

Al principio dejé que mi lado primitivo viniera a mí, le golpeé con la bara de hierro contra el pecho y piernas hasta que me cansé, ese hijo de puta, seguía mirándome como si nada, siempre la misma expresión: -"En cuanto me suelte acabaré contigo." - Como su mirada me aterrorizaba decidí sacarle los ojos con un desatornillador que tenía en el coche. Jamás pensé en lo fácil que es arrancar unos ojos de las cuencas, es como cuando haces palanca a un objeto que apenas ofrece resistencia. Supongo que el hecho de tener los ojos completamente secos ayudó bastante. Ahora sí la bestia gritaba, eso quiere decir que al menos también sienten, no son sólo máquinas de matar sin más, en el fondo de ellos aún queda algo humano. Decidí para corroborar mis palabras, provocar algo más de dolor.

Con unas tijeras oxidadas que había tiradas en una de las mesas de la fábrica, le corté una por una las falanges. Esta vez no noté queja alguna, diría que sus ojos no reflejaban nada, pero los tenía aplastados bajo mis pies. Eso me hizo subir un escalofrío, si las amputaciones, roturas de articulaciones, etc. no provocan sensación alguna en ellos, a diferencia de los ojos que están situados obviamente en la parte superior del cuerpo y sólo machacarles el cerebro acaba con ellos, quiere decir que toda parte superior de ellos es vulnerable, pero en cambio de pecho para abajo, son inmortales.

Sabéis, cuando alguien no te mira a los ojos (principalmente porque no los tiene), todo esto resulta más fácil. Quise hacer una nueva prueba. Con un cúter (a modo de visturí) le fui desprendiendo la piel del craneo, ahora el hijo de puta sí se quejaba (era una gran noticia), y con una sierra, le abri el craneo hasta llegar el cerebro. Cuando lo tenía al descubierto, casi le vomito dentro. Yo no he visto muchos cerebros, pero éste está claro que no era igual al resto, era casi todo negro, poco a poco, le iba arrancando trozos y éste no hacía el mínimo ademán, hasta que por fin, toqué la única parte de masa encefálica que tenía un color normal. Al presionar con el destornillador sobre su parte no enferma, gritó como un puto demonio y se empezó a mover como intentando liberarse, como pude empecé a punzar por toda la parte sana, hasta que sus combulsiones y gritos cedieron y definitivamente murió. Queda comprobado algo que ya sabía, su punto mortal es el cerebro, y su punto flaco es toda la parte superior, si se le arrancan los ojos a un zombi, aparte de dejarlo dolorido, lo dejará ciego por lo que tendrás un zombi a tu merded, aún así, creo que intuyen tu presencia.

Este pobre desgraciado, me ha servido para entrenar, aquí os paso una fotito:


En fin, creo que me quedaré aquí unos cuantos días más, hay una despensa con provisiones, he encontrado señal de internet y en fin, aún no he contactado con nadie vivo. 

Creo conocer el significado de la vida, si os fijáis, desde pequeños se nos vende la moto de que si estudiamos tendremos un buen trabajo, si somos buenas personas iremos al cielo, si somos... si somos gilipollas, los mejores trabajos raramente están al alcance de los mejor preparados, están al alcande de los amigos de, los chupapollas, los trepas, etc

La gente se intenta esforzar, insisto matizar, se intenta esforzar, en ser buenos para ir a un posible cielo. Creo que este punto es importante, si la naturaleza humana fuera buena, nadie se tendría que esforzar una mierda, el hecho de creer en un cielo, es porque el ser humano aparte de malo es cobarde, no admite la muerte. Yo personalmente creo que sí hay vida tras la muerte porque no le veo sentido a este mundo. Gente que muere de niños e incluso en el útero materno, diferencias sociales, maltratos, etc. por eso creo que tiene que haber algo más, una segunda oportunidad. En todo caso, nos pasamos la vida pensando en el mañana y llegas a la vejez amargado, descubriendo lo imbécil que has sido por creer en las patrañas que se han inventado los que siempre han estado gobernando. Yo creo que los zombis es la naturaleza humana en estado puro, un depredador despiadado. En fin, el significado de la vida es aguantar la misma como un gilipollas jugando al juego de los que realmente gobiernan el mundo y sí disfrutan de esta existencia, para que cuando llegues a cierta edad y descubras el tongo, estés tan sumamente asqueado y cansado, que no te importe morir, es más, que desees morir. Así que en resumidas cuentas, el significado de la vida es vivir en una mentira el máximo tiempo posible.

Creo que la soledad me está empezando a afectar de manera muy seria, si no fuera por Gara creo que estaría desquiciado... más aún.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguir por correo electrónico:

Páginas vistas en total: